Miquel Isto Roqués

¡TE PILLÉ, BARTOLOMÉ!

Vaya boca pestilente
la del nuevo presidente,
que hasta dice algún matraca:
¡algo aquí me huele a caca!
No sé tú, Bartolomé,
pero aquí parece que,
arsa y ole, y ole y arsa,
puede naufragar la barsa,
y ni esta y ni la otra
el mejor gana por potra,
que donde no hay alegrías
crucifican los mesías,
y hasta el arte brasileño
se hace requetepequeño,
porque muerto, como el Cid,
no se ganará la lid,
aunque siempre hay Algún vivo
que desmiente lo que escribo...
Pero, ¡basta!, que no es bueno
que me meta con lo ajeno,
¡ya me voy con mi persona
a beber al Bar Celona!

Miquel Isto Roqués

Waldo Watsón

¡HAY QUE PONER EL RABITO!

Me siento tan bien contiga
(contiga, porque es mujera),
una extraordinaria sera,
buena amanta y buena amiga;
eres persona testiga
de esta gran felicidada
(pues por mujera fue dada),
que siempre pongo el rabito
a ver si el mío un poquito
te deja compenetrada.

Waldo Watsón

Paco Modado

¡ACOMÓDENSE!

Me acomodo, me acomodo,
me acomodo de mofarme
se arme lo que se arme,
que yo vengo armado y todo.

Si hasta Michael, con su rumba,
se acomodaba en escena,
por más que ya esté, ¡qué pena!,
acomodado en su tumba.

Que ni el Bardem se ha privado
y se nos acomodó;
¿por qué no iba a hacerlo yo,
que soy un acomodado?

Si el acomodo me envicia
y lo hago entre pase y pase,
¡y pertenezco a una clase
que es muy acomodaticia!

Paco Modado

Apolonio Pandemonio

¡CON MATRIMONIO NO HAY PATRIMONIO!

¿El demonio es el dominio
de algún líder babilonio?
¡Te equivocas, José Antonio,
que es peor que un exterminio
aguantar mi matrimonio!

Apolonio Pandemonio